Estudio respalda seguridad cardiovascular y renal en antidiabético oral

117
Foto: Diario AS
Foto: Diario AS

La diabetes mellitus tipo 2 (DM2) es una de las principales emergencias sanitarias mundiales del siglo XXI, está entre las 10 primeras causas de muerte y genera en quienes la padecen una mayor tendencia a desarrollar enfermedades cardiovasculares (ECV)Derivado de esta circunstancia surge la importancia de impulsar estudios que sustenten la efectividad de las terapias disponibles en el mercado y el cómo actúan en beneficio de la población, en especial para aquellos que tiene mayor riesgo de presentar comorbilidades.

Tal es el caso del estudio CARMELINA®, el cual involucró a casi 7,000 adultos con DM2 y con alto riesgo de enfermedad cardiovascular y/o renal, provenientes de México (y 26 países más), mismo que dio resultados positivos para el inhibidor de la DPP4, que forma parte del portafolio de la farmacéutica Boehringer Ingelheim, pues este innovador antidiabético oral no aumenta el riesgo de ECV o hipoglucemia a largo plazo.

“Los resultados deberán asegurar a los profesionales de la salud que esta terapia oral es adecuada para una amplia población de pacientes, pues les ayuda a mejorar el control glucémico a la vez que se garantiza la seguridad cardiovascular y renal”, comentó el Dr. Daniel Elías-López, Médico Endocrinólogo e Investigador Clínico en el Departamento de Endocrinología y Metabolismo del INCMNSZ.

Hay que tener presente que, si bien, actualmente se cuenta con antidiabéticos orales de última generación, mismos que permiten al paciente alcanzar mejores metas de control gracias a su administración (1 sola toma al día), la DM2 ha demostrado ser una enfermedad que ataca principalmente a un sector adulto (< 65 años), por lo que su manejo debe ser integral y comprender distintas especialidades e incluso, de ser necesario, terapias.

Se ha demostrado que la DM2 es multifactorial, pero además de la estrecha relación que existe entre esta patología y la edad, también hay un fuerte vínculo con el sobrepeso y la obesidad, por lo que una más de las ventajas de la linagliptina es su flexibilidad para ser combinada con otras terapias y que no genera incremento en el peso corporal de los pacientes, lo cual beneficia a aquellos pacientes que requieren, junto con dieta y ejercicio, de otros medicamentos.”, señaló el especialista.

Para concluir, agregó que “la DM2 es una enfermedad que requiere de un diagnóstico temprano que permita al profesional de la salud monitorear y prevenir complicaciones, pues esta es la única manera de mejorar la calidad de vida de los pacientes, disminuyendo así la tendencia a presentar comorbilidades que pueden, incluso, ocasionar la muerte

Lo leíste en La Primicia MX
Comenta