Factores internacionales agregan importantes retos a los mexicanos: El Barzón Poblano

186
Foto: El Sol de Puebla
Foto: El Sol de Puebla

Factores internacionales agregan importantes retos a los mexicanos y al gobierno que se ha propuesto reconstruir al país.

Además del deterioro económico y social y la pesada deuda que impusieron al país décadas de corrupción y entreguismo, hoy el gobierno elegido por la mayoría de los mexicanos debe enfrentar la desaceleración de la economía mundial, la caída de los precios del petróleo y los ingresos públicos, la devaluación, la inflación y la pandemia del coronavirus. La situación es tan compleja, que las Afore van a presentar minusvalías y hay el riesgo de que el flujo de remesas disminuya; por cierto, esa generosa aportación de los migrantes no la hemos aprovechado productivamente. 

• Los grandes capitales y los países desarrollados, apoyados por organismos empresariales y periodistas a modo, todos corresponsables de la destrucción del país, nuevamente buscan aprovechar la situación para apropiarse de los activos estratégicos de México en los sectores público y social: la energía, la tierra, el agua y los servicios básicos para la sociedad. No debemos permitirlo. 

• Por eso, más allá de los esfuerzos de Andrés Manuel López Obrador, la magnitud de las dificultades exige una respuesta organizada del sector social, como condición fundamental para salvar al proyecto y superar la crisis. 

• Ante eso, sin dejar de atender las recomendaciones de la Secretaría de Salud, el sector social debe acelerar su organización productiva en el campo y la ciudad, para que no falten los bienes indispensables y de sanidad, para superar las presiones de los especuladores. 

• Las necesidades de nuestro país demandan la participación activa de la ciudadanía para fortalecer las redes sociales y productivas, para superar los impactos de los nuevos retos y evitar las afectaciones a la sociedad. 

En el primer año de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, hemos sido testigos de sus esfuerzos por atender los graves rezagos sociales e iniciar la reconstrucción del país, a pesar de la deuda y de la destrucción en la que de los gobiernos anteriores dejaron a los sectores estratégicos y los servicios básicos. 

Ya se sabía que la situación no era sencilla porque debido a la progresiva concentración del ingreso y al agotamiento por la sobreexplotación de los recursos naturales, en los últimos años la economía mundial tendía a desacelerarse. Eso se agravó por la pandemia del COVID 19 y su impacto en las relaciones comerciales entre las naciones, que aprovechan la crisis de salud, para ganar mercados. 

En esas condiciones, la decisión mayoritaria del pueblo de elegir a Andrés Manuel López Obrador buscó impedir que se siguieran malbaratando y destruyendo los recursos estratégicos del país, así como frenar la apropiación privada de los recursos del sector social. Y la recuperación ya se refleja progresivamente en el sector energético, pero falta fortalecer la defensa del campo y el agua del sector social, y los servicios básicos que atienden a las mayorías. 

No podemos ignorar que las dificultades económicas agravadas por el COVID 19 y la guerra comercial han despertado nuevamente las ambiciones de los grandes capitales para apropiarse de los recursos estratégicos nacionales y de aquéllos que son del sector social y son la garantía de la sustentabilidad y sostenibilidad del país. 

El problema está en que el sector social no ha tenido la capacidad de aprovechar todo su potencial, para romper la fuerza especulativa de quienes buscan apropiarse de todo y saturan los medios con supuestos analistas que sólo repiten las políticas que se aplican todavía en muchos países y son la causa de la crisis. La grave situación ha llevado a funcionarios del gobierno de Andrés Manuel a negociar con esos grandes empresarios, quienes vienen a tratar, nuevamente, de imponer sus condiciones. 

Por eso urge que el sector social se organice, en sus colonias y pueblos, en los consejos de colaboración ciudadana, en redes de productores y de consumidores, que aproveche todos los recursos de los que dispone, para fortalecer su capacidad de organización, su capacidad de producción y de dar respuesta a la crisis que hoy enfrenta la humanidad y que en nuestro país la tratan de utilizar para descarrilar el proyecto de reconstrucción nacional. 

Son muchos los recursos de los que dispone el sector social, la tierra, la fuerza de trabajo, la enorme capacidad de compra y, con creatividad, la capacidad para buscar soluciones a los problemas que enfrentamos. En ese sentido, en El Barzón reiteramos nuestro compromiso con el proyecto por el que votamos en julio de 2018, que busca una nueva relación entre sectores, en la que se reconozca y se le dé la importancia que merece al sector social de la economía. 

Debemos utilizar las redes de comunicación para acercar nuestras capacidades a nuestras necesidades. Debemos aprovechar las instancias municipales y estatales para impulsar la organización social.

Atentamente: Gerardo López Ramirez Dirigente del Barzón Poblano.


Lo leíste en La Primicia MX
Comenta