Latente emergencia alimentaria en AL y el Caribe por Covid-19, considera Ebrard

97

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, advirtió que la crisis sanitaria por Covid-19, podría traducirse en una emergencia alimentaria en América Latina y El Caribe, por ello hizo un llamado para trabajar de manera conjunta a fin de que no se convierta en una realidad y afectar a la población de los países.

“Esto lo advirtió la FAO desde el principio de la pandemia, acertadamente, hemos venido trabajando en conjunto CELAC y la FAO para contribuir para que este escenario no llegue a ser una realidad en los próximos meses en América Latina y el Caribe”, destacó durante su participación en el seminario Acción Multilateral para impedir que la crisis sanitaria se convierta en crisis alimentaria, organizado por la FAO.

Por esta razón dijo, es importante empezar a trabajar para crear una realidad distinta y no regresar a lo que se tenía antes de la pandemia, sino diseñar qué tipo de situación se necesita en América Latina y el Caribe. “Pueden ser resultados muy negativos, pero también pueden ser resultados muy positivos, si sabemos cooperar y organizarnos”.

Marcelo Ebrard dijo que los países latinoamericanos tienen mucho que proponer, pues en el caso de México se han tenido acercamientos con el gobierno de China y con la Unión Europea, además con más naciones del mundo para proponer diversas soluciones que ayuden a salir de la pandemia.

“México piensa, y estoy seguro que ustedes también, que lo que se requiere para superar la pandemia y poder diseñar ese nuevo mundo del que estamos hablando, ese nuevo orden global, necesitamos el mayor grado de comparación posible, pero al mismo tiempo hay tensiones crecientes”, aclaró.

En su oportunidad, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), aseguró que la región está en la peor crisis de un siglo donde habrá contracción económica y donde la pobreza aumentará 37 por ciento. “Tendremos 44 millones de desempleados y estamos ante una década perdida en todo lo que significa lo social y lo económico. Nos preocupa el cierre de empresas, pero sobre todo de las que se dedican a la producción de alimentos”.

Destacó que en México se tendrá un efecto por el desempleo en Estados Unidos, pero sobre todo hacia la población migrante, donde se estima que las remesas caigan entre 10 y 15 por ciento, situación que tardará por lo menos cuatro años en normalizarse. Dijo que en Centroamérica y Sudamérica el Producto Interno Bruto (PIB) también tendrá una fuerte caída y los sectores alimentarios una fuerte sacudida.

“Estamos ante un riesgo de crisis alimentaria y donde más de 96 millones de personas estarán en situación de pobreza extrema; 11 millones en las ciudades y 29 millones en las zonas rurales. La alerta es enorme porque se reducirá el ingreso a la canasta básica”, aclaró.

Destacó que las medidas de los gobiernos han sido insuficientes, por ello proponen que se tenga un ingreso básico por seis meses, un bono del hambre a todas las personas en situación de pobreza, equivalente 60 dólares mensuales. Otras propuestas son ampliación de periodos de gracia, créditos a empresas y políticas expansivas monetarias, ya que la crisis va a ser más larga de lo que se piensa. 

(La Razón)

Lo leíste en La Primicia MX
Comenta