Ningún funcionario ganará más que López Obrador, aprueban diputados

83

Con 287 votos a favor, 57 en contra y 40 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó en lo particular y con las modificaciones aceptadas por el Pleno, la nueva Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos para que ningún servidor público gane más que el presidente de la República. 

La nueva norma define que las secretarías de Hacienda y de la Función Pública, “serán las entidades facultadas para interpretar la norma en la materia”.

También señala que las remuneraciones de los servidores públicos deberán corresponder a su puesto en relación con su impacto o contribución en el sector en el que se desenvuelven.

“Ya se cayó y se va a volver a caer”, dijo el diputado panista Jorge Arturo Espadas, tras aprobarse la nueva ley para que nadie gane más de los 111 mil 990 pesos que percibe el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Es una ley plagada de errores, es el capricho de un hombre necio, ya se cayó y se va a volver a caer, no va a aplicar, porque el hecho de tener el apoyo de la mayoría para votar una necedad no la hace legal, ya le pasó tres veces y le va a volver a pasar”, manifestó en tribuna en referencia a que la ley fue congelada en 2006, retomada en 2018 y aunque se aprobó, recibió impugnaciones.

La iniciativa, que antes fue aprobada en lo general con 300 votos a favor, 64 en contra y 41 abstenciones, abroga la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos. 

“El andamiaje jurídico que estamos presentando cierra la puerta a aquellos que mediante diversos amparos se siguen resistiendo a dejar atrás sus privilegios”, señaló José Luis Montalvo Luna, diputado del PT que presentó el proyecto.

Antonio Ortega Martínez, del PRD, recordó que tras la aprobación de la ley en noviembre de 2018, se registraron casi siete mil amparos, cinco acciones de inconstitucionalidad y cuatro controversias constitucionales “en respuesta a la violación de derechos de servidores públicos e instituciones”.

“Insisten en avalar un capricho presidencial, a pesar de contar con innumerables aberraciones jurídicas. La propuesta, lejos de resolver el problema, lo volverá a tribunales. 

“¿Cuántos miles de amparos más? ¿Cuántas controversias constitucionales? ¿Cuántos recursos de inconstitucionalidad más para satisfacer un capricho del Presidente?”, cuestionó.

En respuesta, Pablo Gómez, de Morena, dijo que desde el primer proyecto, presentado en septiembre de 2006, la ley expedida por el Senado fue congelada durante seis años o más  por el PRIAN.

“¿Quién fue el que dio la orden de que no se aprobará esa ley? Peña. ¿Quiénes la acataron? Pues el PRI y el PAN. 

“Dicen que es un capricho del actual presidente, no es el capricho de nadie, fue un clamor popular que ya entonces existía, porque los servidores públicos se ponían el sueldo que querían ponerse y agregaban una serie de prestaciones en cada dependencia. Como dicen popularmente, se servían con la cuchara grande”, replicó.

La nueva norma tuvo el apoyo dividido de legisladores de Morena y del PES, mientras que la mayoría priísta votó en abstención y la de Movimiento Ciudadano estuvo a favor del proyecto.

La ley, aprobada en noviembre de 2018, pero que quedó sujeta a interpretaciones legales de quienes se negaron a percibir salarios menores al del Ejecutivo, entre ellos, jueces, magistrados y consejeros del INE, fue turnada a la Cámara de Senadores para su discusión.

“Yo creo que el Presidente es, sin duda, el funcionario que más trabaja en la administración pública, lo vemos todos los días, es el que más temprano inicia. 

“Está de gira prácticamente todas las semanas y es quien tiene el puesto con mayor responsabilidad y complejidad en el servicio público, por eso tiene lógica que de ahí para abajo se organizan los salarios del resto de la administración”, dijo el coordinador de Morena en San Lázaro, Mario Delgado.

(La Razón)

Lo leíste en La Primicia MX
Comenta