Panistas señalados por Lozoya se desmarcan de las acusaciones de soborno

121

Ciudad de México.- La declaración de Emilio Lozoya Austin sobre la entrega de 52 millones 380 mil pesos en sobornos a legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) para que se aprobarán las reformas integradas en el Pacto por México, continúa generando reacciones en el escenario político del país.

Ahora fueron dos de los supuestos implicados, Ricardo Anaya Cortés, excandidato presidencial del blanquiazul y entonces coordinador de los diputados del PAN, y Francisco García Cabeza de Vaca, actual gobernador de Tamaulipas.

De acuerdo con el diario Reforma, los políticos enviaron una carta al medio nacional para negar su participación en la recepción de sobornos por parte de Lozoya Austin.

En la misiva, Anaya Cortés calificó los dichos del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) como falsos y absurdos.

Tras asegurar que “jamás” ha cometido un acto indebido, dijo que la información es absurda porque desde hace año el PAN impulsaba una Reforma Energética.

Apuntó que su voto a favor de dicha reforma fue por convicción y no por la entrega de algún recurso.

A la par, acusó que el gobierno use la información de Lozoya Austin con un fin de golpeteo político.

Por su parte, Cabeza de Vaca también negó haber recibido sobornos por parte de Lozoya Austin.

Durante la discusión de la Reforma Energética, el político panista se desempeñaba como integrante de la Comisión de Energía.

Dijo que siempre fijó una postura clara frente al tema y reiteró que en ningún momento recibió recursos para condicionar su voto.

Mediante su cuenta de Twitter, Ernesto Cordero, otrora senador del PAN, también se sumó a los rechazos de su participación en la recepción de sobornos.

“Rechazo categóricamente las acusaciones en mi contra que aparecen en diversos medios de comunicación, atribuidas a Emilio Lozoya. Son falsas, sin sustento ni pruebas. Siempre he actuado con legalidad en las responsabilidades que he desempeñado como servidor público”, escribió.

Uso político: PRD

Tras la difusión de la supuesta entrega de recursos, el Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) acusó al presidente Andrés Manuel López Obrador, de utilizar el tema con un fin político.

Mediante un comunicado, la coordinadora del Sol Azteca, Verónica Juárez Piña, señaló que desde que Lozoya aceptó ser extraditado, el ejecutivo federal “no ha dejado de filtrar información del caso para lanzar acusaciones sin pruebas, violando con ello la secrecía de la investigación consignada constitucionalmente”.

“El presidente de la república está utilizando la investigación contra Lozoya con fines electorales, para dirimir diferencias políticas y no en la búsqueda de la justicia y el combate a la corrupción, en un momento en que la evaluación ciudadana no lo ha favorecido debido a la mala gestión de la crisis sanitaria”, acusó Juárez Piña.

Ante ello, pidió al mandato permitir que la Fiscalía General de la República haga y trabajo y mantenerse al margen del hecho para no entorpecer la investigación.

“Lozoya es parte de los casos más escandalosos de corrupción del sexenio pasado, entre ellos Odebrecht, Fertinal y el financiamiento ilícito de campañas; y el gobierno de Andrés Manuel lo está tratando con pinzas y privilegios, para fines al parecer completamente ajenos a la justicia y al combate a la corrupción”, finalizó la coordinadora de la bancada perredista.

El Caso

Emilio Lozoya Austin declaró ante autoridades federales que dio 52 millones 380 mil pesos en sobornos a legisladores del PAN, para que aprobaran las reformas impulsadas por el acuerdo político Pacto por México.

De acuerdo con información de Abel Barajas y Claudia Guerrero para el diario Reforma, fue el entonces Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, líder de la estrategia junto con el expresidente Enrique Peña Nieto, quien le pidió a Lozoya enviar 6.8 millones de pesos a Ricardo Anaya Cortés.

Otras filtraciones señalan que muchos de los panistas sobornados eran cercados a Felipe Calderón Hinojosa. El expresidente tuvo un fuerte control de Acción Nacional hasta que dejó el mandato, de tan manera que logró colocar familiares y amigos en listas plurinominales en la renovación de los cuerpos legislativos. Pero los sobornos habrían sido en horizontal y sin distingos. Anaya, quien no era cercano a Calderón, se desempeñó como presidente de la cámara de diputados de 2013 a marzo de 2014, lapso en el que se llevó a cabo la discusión de la Reforma Energética. En mayo de 2014 asumió el cargo de secretario general del PAN.

Dicho dinero fue entregado en agosto de 2014 a una persona cuya identidad aún no ha sido revelada, reportó Reforma. No obstante, Lozoya mencionó que mantuvo comunicación con dicha persona a través de dos números telefónicos, para acordar el pago.

Entre el 11 diciembre de 2013 y el 21 de abril de 2014, Lozoya envió más de 52 millones de pesos a los legisladores del PAN. Entre los nombres de los señalados destacan los exsenadores Ernesto Javier Cordero Arroyo y Salvador Vega Casillas. También fueron mencionados los actuales gobernadores de Querétaro y Tamaulipas, Francisco Domínguez Servién y Francisco García Cabeza de Vaca, respectivamente.

Otros de los destinatarios nombrados por Lozoya fueron Jorge Luis Lavalle Maury, expresidente de la Comisión de Administración del Senado, y Rafael Jesús Caraveo Opengo, exsecretario técnico de la misma, quien además estuvo implicado en la recepción del dinero, subrayó Reforma.

La aprobación de la Reforma Energética en diciembre de 2013 fue un motivo de fiesta para una gran parte de la clase política, en especial para los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN). El primero ocupaba la presidencia, el segundo la había desocupado en buenos términos.

(Sin Embargo)

Lo leíste en La Primicia MX
Comenta