Vaticina BBVA desaceleración del ahorro en bancos

79

Ciudad de México.- Es de esperar que en los meses siguientes el ahorro de empresas y personas en instrumentos bancarios comenzará a desacelerar como consecuencia de la pandemia de Covid-19, pues se tendrán más claros los impactos de la crisis actual dentro del sector financiero, adelantó BBVA Research.

En un análisis, el área de investigación de BBVA México indicó que el saldo de la captación tradicional del sistema bancario se mantiene elevado tras la depreciación cambiaria y el impulso al ahorro precautorio propiciados por la epidemia, pero los efectos de la recesión económica poco a poco comienzan a reflejarse en la disposición de esos recursos, particularmente en lo que toca a los depósitos a plazo tanto de empresas como de personas físicas.

Los datos disponibles más recientes del Banco de México (BdeM) indican que la captación tradicional subió 0.4 por ciento en términos nominales (contracción de 0.1 en términos reales) de mayo a junio, apoyada en un crecimiento de 0.6 nominal mensual del segmento de vista y de un alza de 0.1 también nominal de la captación a plazo.

En comparación con el mismo mes del año anterior, precisó el banco, la tasa nominal de crecimiento de la captación tradicional en junio fue de 12.4 por ciento (8.8 por ciento real), lo cual refleja el efecto base positivo en las cifras del ya mencionado impulso a la captación como consecuencia de la pandemia.

Es de esperarse que en la comparación anual se mantengan tasas elevadas, aunque éstas tenderán a desacelerarse durante la segunda parte del año.

BBVA precisó que si bien el continuo crecimiento del ahorro de las personas ha sido inesperado, luce difícil que pueda mantener su tendencia al alza en los meses próximos ante la menor demanda laboral.

En consecuencia, mantenemos la expectativa de que el saldo de la captación aumentará su desaceleración en los meses próximos, en la medida en que se dejen sentir con más fuerza los efectos de la recesión económica, detalló la institución.

Según BBVA, uno de los segmentos que ya han comenzado a ver los efectos de la actual coyuntura es la captación a plazos, que representa 39 por ciento de la tradicional, pues desde agosto de 2019 había mantenido un ritmo de crecimiento y de mayo a junio cayó 0.4 por ciento en términos reales.

Expuso que esa baja mensual fue resultado de una reducción del saldo de ese tipo de depósitos por personas físicas, que se redujo 0.8 por ciento en términos reales y 0.3 en las empresas.

De acuerdo con información de la Asociación de Bancos de México, en el primer semestre del año el saldo de la captación bancaria ha tenido un incremento de 750 mil millones de pesos para llegar a poco más de 6 billones 800 mil millones.

(La Jornada)

Lo leíste en La Primicia MX
Comenta