Niño doctor de Tepeaca, una de las figuras más emblemáticas éste Viernes Santo

253

Con el Niño Doctor dará inicio la Procesión.

Con la participación del Niño Doctor de Tepeaca, comenzará la XXVIII Procesión de Viernes Santo el próximo viernes 19 de abril en la Catedral de Puebla a partir de las 12:00 horas.

El Niño Doctor de Tepeaca se incorporará con el resto de las imágenes que intervienen en la Procesión de Viernes Santo.

La Virgen Dolorosa del Carmen. Obra quizá del siglo XVIII (atribuida a José Villegas Cora) muestra la calidad de los imagineros poblanos de esa época, como las facciones y expresiones adecuadas. Se encuentra en la capilla de Santa Teresa del Templo del Carmen.

Nuestra Señora de la Soledad. Es de factura sevillana de finales del siglo XVII. Desde su arribo despertó gran devoción al grado de que dio origen a su magnífico templo y al convento anexo de religiosas Carmelitas descalzas.

Jesús de las Tres Caídas. Se venera en el Templo de Analco y la leyenda afirma que cuando estaba siendo tallada, el escultor no permitía ninguna presencia, salvo un ciego. Cuando estaba concluida el ciego le pidió al maestro tocar el rostro de la imagen, recuperando la vista de inmediato. El milagro la hizo de una gran popularidad y devoción.

Jesús Nazareno de San José. Es una imagen de finales del siglo XVI. Su escultor Lorenzo Rodríguez fue aprehendido por la inquisición, logrando que su imagen fuera al Templo de San Pedro, donde empezó su veneración. Las autoridades decidieron trasladarlo a la parroquia de San José, donde dio lugar a la Cofradía de Nazarenos, que es la más antigua de la ciudad. La devoción dio lugar a la construcción de una suntuosa capilla y a un culto que perdura hasta nuestros días.

Señor de las Maravillas. Es hoy quizá, la imagen más venerada de la ciudad. Las religiosas agustinas de Santa Mónica la ganaron en una rifa. Una novicia descubrió que durante la noche, la imagen era azotada por dos soldados romanos que formaban parte del “paso”. El suceso causó conmoción y dio lugar a la gran veneración. Su nombre proviene de las maravillas que su devoción ha logrado.

Aquí te presentamos parte de la historia del Niño Doctor de Tepeaca.
Hace más de medio siglo que la venerada imagen del “Santo Niño Doctor de los Enfermos” llegó a la ciudad de Tepeaca, en Puebla.

En el año de 1942 fungía como Presidente Municipal Constitucional de Tepeaca el C. Félix Ramales García, quien con su Ayuntamiento, condicionó un edificio anexo a la Presidencia para hacerlo Hospital Municipal y que llevaría el nombre de “Guadalupe Castillo de Bautista”; el mismo señor Ramales solicitó a la Superiora General de la Congregación Josefina R.M. Ana María Gil, cuatro religiosas para la atención de dicho hospital en calidad de enfermeras. Acuerdos muy importantes se tomaron en los meses de marzo y abril de 1942, aceptando al fin ambas partes las condiciones para que vinieran a Tepeaca dichas religiosas.

El Hospital Municipal se inauguró el 5 mayo de 1942. Para esta fecha debieron estar las religiosas en su puesto de enfermeras; entre las que vinieron se encontraba la hermana María del Carmen Barrios Báez que traía consigo una imagen del Niño Jesús.

Se dice que esta imagen le fue regalada a una religiosa Josefina la cual la cedió a la comunidad de México y que dicha imagen se rifó entre las Hermanas siendo agraciada la Madre Carmelita. Se sabe también que antes de venir a Tepeaca esta imagen estuvo en el Hospital “Concepción Béistegui” (Ciudad de México) atendido entonces por las hermanas Josefinas y le daban un culto inicial con el nombre de “El Niño Doctor de los Enfermos”.

En Tepeaca la hermana María del Carmen Barrios quiso que se le diera culto público, dándole un pequeño salón que sirvió como capilla al que los fieles acudían a visitarlo y lo llamaron “Niño del Hospital”. La devoción popular fue creciendo con el tiempo por toda esta región y se iban conociendo señalados favores que Dios concedía por medio de este “Signo” a muchos devotos, especialmente enfermos.

Temporalmente trasladaron a las religiosas a Tehuacán llevándose consigo la imagen que era ya muy querida; pero las súplicas de los fieles de Tepeaca alcanzaron a que volviera nuevamente a su capilla del Hospital.

En 1961 se comenzó a celebrar su fiesta titular en la parroquia el 30 de abril “Día del Niño”.

En agosto de ese mismo año debido a la edad de las religiosas dejaron de atender definitivamente el Hospital Municipal y, pasaron a vivir en la casa de la Srita. Trinidad Flores Fuentes, en el centro de Tepeaca, ahí, en su oratorio, la Santa Imagen siguió siendo venerada hasta la muerte de la R.M. Carmen Barrios acaecida el 5 de julio de 1963. Se fue dejando de llamar “Niño del Hospital”, para invocarlo como el “Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos”.

Pocos días después, cumpliendo con los deseos póstumos de la M. Carmelita y la aprobación de las Autoridades Eclesiásticas la ya muy conocida y venerada imagen fue trasladada a la parroquia de San Francisco de Asís, en la misma Tepeaca colocándola en un altar lateral.

Año con año su fiesta el 30 de Abril es cada vez más concurrida desbordando la Fe, la devoción, la alegría y el folklor y es visitada por devotos que vienen de varios estados de la república mexicana y del extranjero.

El Párroco Rafael Espinosa mando a construir una pequeña pero hermosa capilla anexa al mismo templo parroquial para dedicarla al Santo Niño. Los restos de la M. Carmen Barrios fueron trasladados y depositados a la entrada de la Capilla el 12 de enero de 1991.

Con actos litúrgicos y después de concurrida procesión se entronizo la Santa Imagen en su nuevo nicho el 31 de agosto de 1991 y el 6 de octubre del mismo año el Excmo. Sr. Arzobispo Don Rosendo Huesca Pacheco bendijo solemnemente la Capilla desde donde Jesús Niño siguió irradiando amor, ternura, confianza, consuelo y bendición.

Dado el crecimiento del fervor y la afluencia de peregrinos, en junio de 2015 estando ya acondicionado el Altar Mayor, restaurado el templo y acondicionado el nuevo atrio; bendijo el nicho central del retablo. Mons. Víctor Sánchez Espinosa y se trasladó la sagrada imagen a este sitio donde actualmente es visitado y honrado por cientos de familias con diversas necesidades espirituales y corporales.

Desde el 28 de diciembre de 2016, la parroquia de Tepeaca pasó a su nueva sede parroquial en el exconvento franciscano, en tanto que el templo en donde está la imagen del Santo Niño se designó, por mandato del arzobispo de Puebla Víctor Sánchez Espinosa, templo exclusivo para su veneración y atención a todos los fieles devotos.

Lo leíste en La Primicia MX
Comenta