Desembolsos, déficits, deuda… y Donald

241

a reacción colectiva en Francia culminaría en una escalada económica inicial -en la ruta seguida por el gobierno de Francia. Un aumento en los salarios mínimos, recortes fiscales a los tiempos extra y la exención de algunas contribuciones al bienestar social para los pensionados se incluyeron en el anuncia como respuesta al levantamiento popular.

 

En medio de todo lo anterior, algunas grandes empresas francesas (Total, LVMH y Altice) anunciaron aguinaldos navideños extraordinarios e incrementos salariales. El gobierno español también anunció un aumento del 22% en el salario mínimo. Pero estos desembolsos van a costar caro: un mayor déficit presupuestal (posiblemente, para Francia, más elevado que el límite permitido del 3% – pero esta no sería la primera vez) y un incremento en la deuda gubernamental. Además, los mercados empiezan a ver una expansión en el rendimiento entre el OAT a 10 años y el Bund a 10 años (de 37 puntos base a 45 puntos base desde principios de diciembre).

 

Desde el 2008, ha habido una amplia aceptación del fracaso en el mundo desarrollado: las medidas políticas y monetarias y los medios empleados para contrarrestar la crisis y contener las fallas del sistema no han podido mantener contenta a la población, o encontrar una cura milagrosa para la deuda (inflación). Los mercados de renta variable, sin embargo, empezaron a ceder un poco hacia el final de la era del dominio de la globalización.

 

Una tendencia hacia la devaluación de múltiplos ya se ha descontado para esta temporada en su mayoría. Aunque las condiciones macroeconómicas siguen siendo positivas, con muy poco riesgo de una recesión global en los próximos seis meses, hay posibilidad de que el 2019-2020, la microeconomía se vea impactada por un emergente proteccionismo a nivel mundial iniciado por Donald Trump como respuesta al obvio desequilibrio generado por el masivo crecimiento en China.

 

El nuevo orden económico mundial está laboriosamente acomodándose y, como generalmente es el caso entre dos nuevos órdenes, hay un periodo de desajuste, el cual solamente podemos esperar sea de tan corta duración y tan moderado como sea posible. El Mercado percibió esto en el 2018, y debemos por tanto asegurarnos de poner atención a esto durante el 2019.

Lo leíste en La Primicia MX
Comenta